Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 18 de febrero de 2021

Dra. Joanna Borax: “El Asperger es una condición, no un trastorno o una enfermedad que tiene cura”

En conversación con Razones Editoriales, la neuróloga infantil señaló la importancia de una terapia temprana con trabajo multidisciplinario y un buen diagnóstico, ya que “hoy hay mucho sobrediagnóstico y de alguna forma el espectro del trastorno autista se puso un poco de moda”.

Francisca Delgado

En el Día Internacional del Síndrome de Asperger, Joanna Borax, neuróloga infantil y académica de la Universidad Mayor explicó el término correcto: “Si tomas el concepto de neurodiversidad uno tendría que decir que esto es una condición. No es un trastorno o una enfermedad que tiene cura o tratamiento puntual”. Y comentó que antes se decía trastorno en base a la clasificación del “Manual DSM” de la Asociación Americana de Psiquiatría, un documento de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

La experta planteó que el 2013 con la actualización del DSM “todos los trastornos del neurodesarrollo se llaman trastornos del espectro autista” donde muchos pacientes y padres se sintieron discriminados por diagnósticos anteriores. “El espectro asperger era la nomenclatura antigua y es diferente al autismo clásico porque son niños con deficiencia en interacción social con dificultad para relacionarse con los pares, intereses específicos y restringidos, coeficiente promedio o más alto”, apuntó.

Sin embargo, Borax manifestó que los problemas con la condición se evidencian en el desarrollo escolar con dificultades en tareas sencillas. Y señaló que la etiología del asperger es desconocida, pero hay ciertas agregaciones familiares: “Generalmente cuando hay un niño afectado en una familia, hay otro primo o tío. Hay un tema genético que se está viendo”.

Respecto a las manifestaciones, aseveró que se puede notar en la interacción y desarrollo del juego, en no lograr tener un buen contacto o reciprocidad visual, alteración de la comunicación no verbal. “No hay retraso del lenguaje, pero si tienen un vocabulario extenso, discurso fluido que puede ser literal y muy pedante donde no entienden refranes o ironías”.

La neuróloga planteó la necesidad de tener un diagnóstico del neurodesarrollo para confirmar la condición ya que “hoy hay mucho sobrediagnóstico y de alguna forma el espectro del trastorno autista se puso un poco de moda”. Y sobre un tratamiento, comentó la importancia de terapias tempranas con un trabajo multidisciplinario que abarque fonoaudiología, terapia ocupacional, psicología y un sistema de educación adecuado para pacientes neuro diversos para lograr un mayor funcionalidad e involucramiento social.

Últimas ediciones